Consejos básicos para emprendedores

A continuación, dejamos unos cuantos consejos basados en nuestras experiencias, tanto positivas como negativas.

  • Crear y renovar ideas constantemente. Es algo fundamental en las personas que crean proyectos nuevos y se colocan al frente para dirigirlos. Están siempre llenos de ideas, relacionadas con nuevas empresas o en la forma de mejorar su proyecto actual. La parte difícil es lograr el equilibrio entre tantas ideas, el tiempo, la vocación y los recursos.
  • Conocer los objetivos del proyecto. Hay que saber si la meta final es el beneficio meramente económico, colocándolo en una escala superior a otros objetivos personales. Al asumir el propósito de nuestro proyecto y visualizar los objetivos será mucho más sencillo encontrar el camino adecuado para cumplir los objetivos y minimizar el riesgo de errores o decepciones.
  • Usar el sentido común. El proyecto tiene que generar ingresos, primero para hacerlo sustentable en el tiempo por si mismo (sin necesidad de créditos e inyección de capital al infinito). En otras palabras, la empresa tiene que generar ingresos para que tenga buena salud. Y luego tiene que generar ganancias para el emprendedor y las personas involucradas.
  • Dar un toque personal al proyecto. Es muy dificil entrar en el mercado con una idea 100% innovadora y creativa. Lo habitual es adaptar una idea ya existente o fusionar varios conceptos para crear algo diferente. Copiar ideas de otros no es sencillo. Muchos creen que un modelo de negocio exitoso en un momento y lugar, va a repetirse en otra ciudad o país, pero esto no es automático. Es un error creer que la idea está por encima de la gestión. En multitud de ocasiones se han copiado ideas sin tener un conocimiento del negocio que quieren duplicar y han fracasado. El éxito nunca es fácil, a veces parece que un negocio determinado puede caminar solo y no se aprecia el esfuerzo en ideas, creatividad que hay detrás.
  • Comenzar las cosas siempre en pequeño. Un error grande es que la empresa crezca a un ritmo más rápido que su gestión. Si se mantienen las cosas pequeñas, resultan manejables, si hay algunos meses malos, la empresa puede seguir adelante. Si la dimensión de la compañía es muy grande (con muchos empleados, tiendas, oficinas) y el flujo de caja se detiene por una crisis, un producto que fracasa, etc… es fácil perder el control de la situación. Un error en este punto puede terminar con despidos, o peor, suspensión de pagos y cierre.
  • No tener miedo a asumir riesgos. Es necesario contar con unos ahorros antes de emprender, porque al principio es inevitable que haya pérdidas. Los beneficios de emprender son muchos, es muy agradable tomar el control de nuestras ideas para llevarlas a cabo, pero hay un nivel de riesgo que hay que preveer y asumir. Si sale mal, es relativamente sencillo conseguir un nuevo trabajo, sólo habremos perdido algo de tiempo y dinero, pero lo mejor es comenzar cuanto antes. No obstante, haciendo las cosas bien es muy difícil fracasar.
  • No comenzar con grandes expectativas a corto plazo. Hay que prepararse para algún tiempo de pérdidas. El tiempo puede variar según el modelo de negocio, y quizá sea menos tiempo del que pueda parecer, pero hay ideas que tienen que germinar antes de alcanzar la gloria. Tampoco hay que creer que al poner en marcha una buena idea, inmediatamente vamos a atraer la atención de una gran compañía para la compra de nuestro negocio.
  • Persistir, persistir y persistir. Se aprende mucho más de los errores que de los aciertos. Si la idea inicial no triunfa, es necesario analizar las causas del fracaso, y modificarla para volver a comenzar. El sentido común y la pasión dirán si se puede continuar con la misma idea adaptada, o hay que emprender con algo diferente.
  • Adaptar las ideas al capital inicial.Aunque parezca mentira, muchos proyectos, sobre todo con la llegada de Internet pueden iniciarse con una inversión inicial de 0 euros. Hay que ser consciente de dónde estamos, a donde queremos llegar con nuestra idea y si nos podemos permitir todo el camino.
  • Tener buen trato con las personas. Cuando se comienza un proyecto personal es habitual requerir mucha gente, directa o indirectamente. Es más fácil obtener lo que se pretende, de clientes, proveedores o empleados con un buen trato personal. Los emprendedores mas exitosos son aquellos que van por la vida sumando y sumando (y también sonriendo). Los amargados y los sectarios pueden alcanzar el éxito, pero probablemente haciendo lo contrario: jodiendo a sus amigos y clientes.
  • Saber delegar algunos trabajos. Es imposible conocer todo acerca de todo. Es bueno aprender los conceptos básicos de la contabilidad y administración, pero fundamental delegar en un profesional estos aspectos “cotidianos” de toda compañía. También hay que saber escuchar los consejos de amigos, familia, clientes y proveedores. Es importante filtrar las críticas constructivas y evitar lo que no pueda aportar algo positivo al proyecto.
  • Ser honesto y transparente. Ganar dinero actuando mal es más sencillo que hacerlo actuando bien, pero es increíblemente menos divertido. A largo plazo, la estabilidad y continuidad tanto de nuestro negocio como de nuestra imagen de emprendedor va a depender de cómo hagamos los negocios. Puede ser muy tentador buscar el beneficio rápido, pero sin duda no es lo mejor para mantenerse.
  • Filtrar las buenas ideas. No todas las ideas son buenas, o aunque lo sean, quizá el mercado no está preparado en este momento, Dos factores son determinantes el tiempo y la pasión. Un factor extra (más fácil de superar) es el conocimiento (muchas veces contratando a alguien se soluciona). Pero sin tiempo ni pasión, el proyecto va a caer muy rápido,
  • Poner sentimiento en el negocio. Hay que plantearse algo por lo que se sienta una pasión medianamente desenfrenada. La razón que el mundo esta tan lleno de compañías mediocres es que solo se enfocan en el dinero y las ganancias. Por supuesto si colocamos el dinero en la escala superior, esto importara poco. Pero la razón que muchas empresas parecen muy cutres, tiene que ver con este aspecto. No significa que las empresas no tienen que tener el ganar dinero como objetivo, es más que tu compañía gane mucho dinero haciendo algo que apasione a quienes están dentro. Apple vs Microsoft demuestra que muchas veces la pasión puede más que el dinero. Las compañías mas interesantes del mundo tienen mucha pasión dentro.
  • No permitir que las emociones interfieran en el entorno laboral. A veces la causa del cese de una empresa es un divorcio en un mal momento, o una situación personal de crisis. Hay que saber separar trabajo de vida personal, intentando que se afecten lo menos posible, y en la medida que se pueda evitar también que el entorno laboral afecte también a nuestra vida emocional (lo que implica evitar relaciones personales con personal de la empresa).