Entradas

Las 21 paradojas más célebres

3. Paradoja de la Improvisación: “La mejor improvisación es la adecuadamente preparada”.

4. Paradoja de la Cultura:  “La televisión es una fuente de cultura, cada vez que alguien la enciende me voy a la habitación de al lado a leer un libro” (Groucho Marx).

5. Paradoja de la Ayuda: “Si deseas que alguien te haga un trabajo pídeselo a quien esté ocupado; el que está sin hacer nada te dirá que no tiene tiempo”.

6. Paradoja del Dinero: “Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero”.

7. Paradoja del Tiempo: “Vísteme despacio que tengo prisa” (Napoleón Bonaparte a sus ayudantes).

8. Paradoja de la Tecnología: “La tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos” (Michele Norsa).

9. Paradoja del Sentido: “No llega antes el que va más rápido sino el que sabe dónde va” (Séneca).

10. Paradoja de la Felicidad: “Mientras que objetivamente estamos mejor que nunca, subjetivamente nos encontramos profundamente insatisfechos” (José Antonio Marina).

11. Paradoja de la Sabiduría: “Quien sabe mucho, escucha; quien sabe poco, habla. Quien sabe mucho, pregunta; quien  sabe poco, sentencia”.

12. Paradoja de la Generosidad: “Cuanto más damos, más recibimos”.

13. Paradoja del Conocimiento: “El hombre busca respuestas y encuentra preguntas”.

14. Paradoja del Humor: “La risa es una cosa demasiado seria” (Groucho Marx).

15. Paradoja de lo Cotidiano: “Lo más pequeño es lo más grande”

16. Paradoja del Silencio: “El silencio es el grito más fuerte” (Shopenhauer).

17. Paradoja de la Experticia: “No hay nada peor que un experto para evitar el progreso en un campo”.

18. Paradoja de la Riqueza: “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”.

19. Paradoja del Cariño: “Quien te quiere te hará sufrir”.

20. Paradoja del Disfrute: “Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).

21. Paradoja de la Advertencia: “Por favor, ignore esta advertencia”.

Pilas y cargadores

En teoría a más miliamperios más tiempo durarán las pilas. Si tuviéramos una pila de 2400mAh en un dispositivo que consume 10mA, por ejemplo, la pila tardaría unas 240 horas en descargarse. Recalquemos “en teoría”, porque en realidad depende mucho del tipo de pila y de otros factores; e incluso podemos encontrarnos con que distintos fabricantes utilizan métodos ligeramente distintos para medir la capacidad, por lo que en realidad no es un método del todo fiable para comparar pilas, incluso siendo estas del mismo tipo.

 

Otro punto a tener en cuenta es la química en la que se basa la pila. Básicamente los tipos de pilas que podemos encontrar actualmente son las alcalinas, las NiCd (níquel-cadmio) y las NiMH (níquel e hidruro metálico).

Las alcalinas son las más comunes y son relativamente baratas pero no están diseñadas para los altos consumos de energía de los dispositivos actuales, por lo que en aparatos de alto consumo eléctrico dejarán de funcionar en poco tiempo. Esto ocurre porque, aunque sigan teniendo la energía necesaria en su interior, no son capaces de suministrarla con la suficiente rapidez.

En efecto, aunque la pila alcalina tenga una tensión de 1,5V al comienzo de su vida útil, este potencial disminuye rápidamente, mientras que las NiCd y NiMH mantienen una tensión de unos 1,2V hasta descargarse. Las alcalinas, por lo tanto, solo proporcionan la carga completa que prometen si las descargamos lentamente.

Si probaramos una cámara digital con dos pilas de igual capacidad, digamos de 1000mAh, siendo una alcalina y una de NiMH, la NiMH podría llegar a durar 3 o 4 veces más que la alcalina. Pero ojo, aunque la alcalina deje de funcionar en este aparato, sigue teniendo energía, y podemos seguir utilizándola en aparatos de más bajo consumo: ¡no la tires!

Desde hace un tiempo también existen pilas alcalinas diseñadas para los aparatos con alto consumo de energía, como son la gama Ultra de Duracell o las Energizer Titanium, aunque la mejora no es espectacular (sobre un 30%). En todo caso si solemos comprar bastantes pilas siempre nos interesará más comprar pilas recargables por simple economía.

Y si bien es cierto que existen pilas alcalinas recargables, estas tienen poca capacidad y duran muchos menos ciclos de carga que las NiMH y las NiCd. De hecho las pilas alcalinas normales también se pueden recargar mediante un cargador especial, a pesar de las advertencias de los fabricantes, aunque no merece demasiado la pena teniendo en cuenta el riesgo y las alternativas.

De las dos alternativas a las alcalinas las NiCd son las más antiguas. Actualmente las NiMH las han reemplazado en la mayoría de las aplicaciones debido a que una NiMH puede almacenar bastante más carga que la NiCd equivalente, no contienen cadmio, que es un metal pesado muy tóxico, y no sufren apenas de efecto memoria, por lo que no es necesario descargarlas antes de cada recarga. En las mejores condiciones posibles las pilas NiMH pueden durar unas 1000 recargas, o lo que es lo mismo, más de 3 años recargando las pilas diariamente.

El problema de las NiMH (y las NiCd) es la tasa de descarga, y es que estas se descargan poco a poco aunque no las utilicemos. A temperatura ambiente algunas pilas NiMH pueden llegar a perder un 1% de su carga por día, lo que al cabo de un mes sumaría un 30% de la carga (a mayor temperatura, mayor tasa de descarga, y viceversa). Las pilas alcalinas, por otro lado, no pierden más de un 2% al año aproximadamente.

A nadie le hace gracia necesitar unas pilas urgentemente y comprobar que el pack que habías guardado hace tiempo se ha descargado por si solo; por ese motivo dentro de las NiMH os puede interesar buscar pilas de baja tasa de descarga: pilas basadas en una tecnología introducida por Sanyo a finales de 2005 con su gama Eneloop (AA de 2000mAh, AAA de 800mAh) que consigue rebajar la tasa de descarga a un 15% anual. Ejemplos de pilas especialmente buenas que incorporan esta tecnología son las Powerex IMEDION (AA de 2100mAh, AAA de 800mAh), las Kodak Pre-Charged (2100mAh) o las GP Recyko (2100mAh), todas por precios cercanos a los 15€.

Si no necesitas pilas de baja tasa de descarga pueden interesarte, por ejemplo las Sanyo de 2700mAh o las Duracell de 2650mAh.

Por último, de nada serviría que compráramos las mejores pilas del mercado si utilizamos cargadores de poca calidad, que pueden acortar significativamente la duración de nuestras pilas. A la hora de comprar un cargador es importante buscar uno que sea capaz de determinar cuándo se ha terminado de cargar la pila, de forma que se desactive y no continúe generando calor. Esto se consigue comprobando si hay una caída de tensión que indica que la pila está llena (por diferencia de voltaje; cargadores delta V o dV) o que la energía con la que se debería llenar la pila está empezando a transformarse en calor (por diferencia de temperatura; cargadores delta T o dT).

También es conveniente alejarse de los cargadores ultra rápidos, que prometen cargar nuestras pilas en menos de 1 hora, y es que la corriente necesaria para cargar las pilas con esta rapidez genera grandes cantidades de calor, que como hemos dicho es uno de los mayores enemigos de las pilas.

Cualquier cargador de marca conocida que cuente con estas características os servirá, pero si sois especialmente exigentes podéis encontrar cargadores más avanzados con ventiladores, analizador, carga independiente, … Un ejemplo sería el Powerex MH-C9000, cuyo coste es de unos 50-60€.

Para terminar el artículo, después de tanto texto, echemos unos números para comprobar lo que podemos ahorrar en pilas. Unas pilas alcalinas AA de 2100mAh pueden costar unos 6€ el pack de 4 o lo que es lo mismo, 1,5€ por pila. La energía que puede proporcionar cada una de estas pilas es de 3,15 vatios hora (2,1Ah * 1,5V). Esto implica que cada kWh (kilovatio hora) tiene un coste de 476€.

Ahora echa un vistazo a tu factura de la luz y verás que el kWh te sale probablemente a 0,112€. A esto habría que añadirle, evidentemente, la potencia contratada, el alquiler del contador y los impuestos, además del coste de las recargables y de un cargador. Con todo el coste de las alcalinas seguirá siendo cerca de 1.000 veces el de recargar las pilas.

Artículo original: mundogeek.net

Si eres legal…

Si eres legal, no te arrogas la representación exclusiva de eso tan vaporoso que te gusta denominar “el mundo de la cultura”.

Si eres legal, no conspiras para imponer un impuesto arbitrario que grava a la totalidad de la ciudadanía por una actividad que aún no ha realizado y que quizás no lleve a cabo nunca.

Si eres legal, no sacas tajada de actos benéficos en los que hasta los “artistas”, ésos a los que con tanto ahínco dices defender, se han prestado a colaborar desinteresadamente.

Si eres legal, no te cuelas en actos privados para grabar, cámara en mano, supuestos hechos delictivos.

Si eres legal, no cobras por aquello que no te corresponde y luego le pides a los auténticos propietarios que pasen por un vía crucis burocrático para recuperar lo suyo.

Si eres legal, no optas por descalificar cualquier nueva fórmula de gestión de los intereses de tus asociados para que así no peligre tu estatus.

Si eres legal, no insultas indiscriminadamente ni criminalizas cualquier actitud disidente con prepotencia nauseabunda.

Si eres legal, campañas como la de ‘siereslegal’ te provocan esa ya habitual sensación entre la indignación y la risa.

Escrito Blas Fernández para La Ventana Pop

http://www.siereslegalereslegal.com

Todo … lo suficientemente avanzado

 Todo sistema operativo lo suficientemente avanzado es indistinguible de Linux.

Jim Dennis

Todo bug lo suficientemente avanzado es indistinguible de una feature.

Rich Kulawiec

Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de un script en Perl.

Programming Perl

Toda tecnología lo suficientemente avanzada está insuficientemente documentada.

kabdib, Slashdot

En mi casa toda tecnología lo suficientemente avanzada está estropeada, y nadie sabe cómo arreglarla.

Dilbert (Scott Adams)

Si no puedes distinguir la tecnología de la magia, no eres suficientemente avanzado.

Ben Zealley

Si una tecnología es indistinguible de la magia, no es suficientemente avanzada.

Gregory Benford

Toda incompetencia lo suficientemente avanzada es indistinguible de la mala intención.

Ley de Grey. Vernon Schryver

Todo continente lo suficientemente avanzado es indistinguible de Mundo Disco.

John Dean, alt.fan.cecil-adams

Toda magia lo suficientemente arcana es indistinguible de la tecnología.

Dave Lebling

Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de un yo-yo.

Neal Stephenson

Toda burocracia lo suficientemente avanzada es indistinguible de una tortuga.

Anónimo

Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la coincidencia.

Arthur C. Clarke

Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.

Ivan Stang

Todo alien lo suficientemente avanzado es indistinguible de dios.

Michael Shermer

Todo timo lo suficientemente avanzado es indistinguible de la religión.

Anónimo

Esas malditas pegatinas

Estas pegatinas siempre me han parecido horribles y pienso que en muchas ocasiones arruinan el diseño exterior del dispositivo, y por ello en cuanto me cruzo con una la arranco sin piedad. Sin embargo, no todos somos iguales y por ello podemos diferenciar varios tipos de personas en relación a las pegatinas de sus dispositivos:

1.- Nunca le han preocupado las pegatinas, ni siquiera las más grandes. En muchas ocasiones ni se ha fijado en que son pegatinas y en casos extremos cree que forman parte esencial del dispositivo hasta el punto de que si se quitan tal vez el aparato deje de funcionar o pierda la garantía.

2.a.- Le gustan las pegatinas publicitarias. Sí, es raro que a alguien le pueda gustar una pegatina que ponga simplemente “Intel” o “Diseñado para Windows”, sin embargo como tienen relieve y son duras, se ganan su confianza. Pegará también todas las pegatinas que vaya recolectando, incluso las que se encuentre en los chicles y en las bolsas de patatas.

2.b.- También le gustan las pegatinas, pero en este caso decora su ordenador con mucho más gusto que el del apartado 2.a y por ello conviene diferenciarlos.

3.a.- No las quita por culpa del pegamento que deja la pegatina al ser arrancada, puesto que ese lugar quedará pringoso y en él se irá acumulando toda clase de porquería. Pues bien. Para ellos tengo un truco: con un trapo de tela y un poco de alcohol (colonia en su defecto) es posible limpiar el pegamento que queda en el aparato de una forma rápida y sencilla.

3.b.- Ha quitado la pegatina y se arrepiente de haberlo hecho por que ha quedado pegajoso el lugar y ha acumulado porquería. Es tan molesto como tener un chicle pegado en el calzado. Agradecerá más que nadie el “truco” del trapo y el alcohol.

4.- Ha quitado la pegatina tarde. Demasiado tarde. Las pegatinas se deben de quitar cuando el aparato todavía es nuevo puesto que con el tiempo las carcasas se desgastan y pierden el color. El lugar donde se encontraba la pegatina muestra el color que tenía el aparato el día de la compra y que contrasta con el color actual del dispositivo. Es como tener una pegatina sin tener una pegatina.

5.- Le gustan las pegatinas pero no se identifica con las que trae su dispositivo por defecto y opta por cambiarlas por otras más acordes a su gusto. Dentro de este grupo entran muchos linuxeros a quienes les repatea el haber tenido que pagar una licencia de Windows al adquirir su portátil, y la pegatina de “Diseñado para Windows” no hace más que recordarselo una y otra vez. Algunos acaban cambiándolas por las siguientes:

6.- Odia las pegatinas y las quita incluso antes comprobar que el aparato funciona. Intentará arrancar todas las pegatinas que vea, incluso las que están en aparatos que no son suyos (bien convenciendo al dueño o bien aprovechando su despiste). Piensa que tener un aparato con pegatinas publicitarias es como salir a la calle vestido con ropa a la que no se le ha quitado la etiqueta.

7.- Ha intentado quitar las pegatinas pero usando el método equivocado (valiéndose de un destornillador, de unas tijeras o de un cuchillo de cocina por ejemplo). Es normal, algunas pegatinas se resisten y es complicado deshacerse de ellas (en especial la de Windows). Los que llegan hasta el final consiguen un dispositivo con rayaduras en los lugares donde antes había pegatinas, y los que fracasan en el intento tendrán un aparato con una pegatina medio levantada y rota.

Mención aparte merecen los que nunca quitan los plásticos protectores de las pantallas de los aparatos, móviles, consolas, relojes, calculadoras, mantienen el plastiquillo transparente incluso aunque se vaya llenando de mierda por los bordes.

Extraído de Pixfans.